Etiquetas

, , ,

"La 'izquierda organizada' necesita un gobierno de derecha para ganar poder"

Xavier Zavala Egas no ve tan ilógico que sectores de la Conaie, de Pachakutik y de Unidad Popular respalden a Guillermo Lasso en la segunda vuelta electoral. Para el jurista, estos grupos perdieron espacio con Rafael Correa y lo intentarán recuperar en la confrontación con una hipotética administración del banquero.
Jefe Xavier Zavala Egas luce ‘cabezón’. Una audiencia de un caso que ha caído en su despacho lo ha tenido toda la semana atareado, volcado hacia fojas del proceso. Sin embargo, se toma un respiro para, desde lo alto del edificio La Previsora, analizar lo que ha sido la campaña electoral.

El doctor en Jurisprudencia y docente universitario confiesa que nunca ha visto un proceso electoral como el que actualmente vive el país. Reflexiona sobre el papel de las redes sociales -Zavala es un activo tuitero- en época proselitista y reconoce que estos espacios han desplazado a los medios de comunicación tradicionales, pero con el temor de que Twitter o Facebook no tienen un filtro que dé la seguridad de que lo que se publica sea cierto o libre de injurias.
Moreno, Lasso, los medios, los periodistas, Rafael Correa, sectores de izquierda… Muchos son los temas abordados por el abogado para armar el rompecabezas que es la política ecuatoriana en estos momentos.
¡Qué campaña que nos ha tocado soportar!
Sí, te diría que es una campaña atípica. La más atípica que he visto, por varios motivos. En primer lugar, porque creo que más allá de lo que los candidatos te digan, la gente está votando por modelos, la gente está votando por referencias, pero no está votando por promesas o por propuestas de campaña. Fíjate que ha sido una campaña muy pobre en propuestas o en promesas, y las pocas que hay ni siquiera se han fundamentado bien. Pero la gente está votando por lo que tiene y lo que pudiera tener. La gente está votando por dos modelos de Estado. Uno inclusivo, que redistribuye riqueza, un modelo de igualdad social. Pero al frente se encuentra un probable gobierno de corte neoliberal, privatizador, como lo han venido diciendo y más que nada que provoca la perversa fusión, muy poco ética, del poder financiero en el poder político, capturándolo, que es lo más preocupante porque eso Ecuador ya lo vivió.
En los 90 la banca no tenía el poder directamente…
No directamente. Es decir, ya ahora ni siquiera se valen de intermediarios, sino que tienen acceso directo al poder político. Y eso es preocupante porque como grupo gremial rescato la presión que puedan hacer para que un gobierno emita leyes que les convenga, como lo hacen los maestros, los médicos, trabajadores, etc. Lo que no puedo rescatar es la toma del poder político, más aún con el antecedente que ya tuvo Ecuador.
¿Deja de lado el odio visceral hacia Rafael Correa de cierto sector de la votación de la oposición?
Es indiscutible que, sin ser candidato, Rafael Correa es el eje de este tema. Y es evidente porque él ha tenido una actividad polémica frente al rescate de Ecuador en lo social, en lo político y en lo económico. El que ha tenido que ‘frentear’ con los poderes fácticos de este país ha sido Rafael Correa. Y evidentemente eso provoca afectos, desafectos y rencores, sin perjuicio de la personalidad polémica que de por sí ya tiene Rafael Correa. Por lo tanto, hay mucha emoción y pasión envueltas en el tema, pero también es odio y pasión desmanejado, manipulado. Y es que, por ejemplo, a mí Rafael Correa personalmente -no lo conozco- me puede caer bien o me puede caer mal, pero no puedo votar por un presidente en función de que me cae bien o me cae mal.
Entonces, si no es odio visceral, ¿cómo explicamos posturas como la de la Conaie, de Pachakutik y del propio Paco Moncayo, que son de izquierda, en contra de Correa?
Los grupos de poder, por ejemplo la izquierda organizada, necesita no un gobierno tipo Rafael Correa, necesita un gobierno de derecha porque es en la confrontación en donde la izquierda organizada gana espacio de poder. Fíjate lo que pasó esta semana en Argentina, profesores, trabajadores en las calles, una manifestación impresionante. En ese tipo de caldo de cultivo es que la izquierda organizada crece y esta izquierda organizada en la década de Rafael Correa ha diluido todos sus centros de poder, se incluye a Pachakutik, a Unidad Popular, etc. Todos diluyeron sus espacios de poder, entonces ¿qué necesitan? Un gobierno de derecha.
Necesitan un enemigo…
Exacto. Más allá de la discordancia ideológica o de la incoherencia ideológica de la decisión (de PK, de UP y Paco Moncayo de apoyar a Guillermo Lasso, ndlr) ellos van por un negocio político, negocio en el buen sentido. Ellos necesitan la confrontación, por eso es que el apoyo a Guillermo Lasso no dura ni 3 meses. Guillermo Lasso ya dijo en un video que circula en redes que una cosa es ganar elecciones con ellos y otra cosa es gobernar con ellos. En 2 o 3 meses veremos a los profesores, a los trabajadores en las calles.
En el video que usted hace referencia, Lasso dice que no le pidan que vaya de la mano con Carlos Pérez Guartambel o con Salvador Quishpe porque no lo hará. ¿Cómo quedan estos dirigentes indígenas después de estas declaraciones?
Todo depende. Si el negocio político es bueno, vale la pena que se venda una especie de incoherencia ideológica. El negocio político lo necesitan, ellos necesitan la pelea, la confrontación, necesitan un gobierno de derecha, atropello de derechos, privatizaciones, porque solo así crecen.
Sea cual sea el ganador del 2 de abril se encontrará con quizás menos de la mitad del país que no votó a su favor…
Es ahí en donde yo creo que el relevo es necesario, porque Lenín Moreno es un hombre de paz, es un hombre de diálogo. Moreno no tendrá la necesidad de tener la personalidad conflictiva que tuvo Rafael Correa para enfrentar los poderes fácticos. Ahora lo que le toca a él es extender la mano.
¿Se puede mantener una ‘revolución’ sin un liderazgo como el de Rafael Correa?
Creo que no se puede iniciar una revolución, pero sí la puedes estabilizar. Rafael Correa le ha dado su espacio a Lenín Moreno. Correa no ha sido el candidato ni se ha mostrado como candidato. Esto ha servido para que Lenín Moreno lidere su mensaje.
Hay gente que teme que la personalidad de Lenín Moreno no sea lo suficientemente fuerte y que la oposición lo pueda ‘tumbar’…
Una cosa. Yo no creo que Rafael Correa se retire de la política. Rafael Correa va a estar pendiente y va a estar vigente. Yo creo que él se va a convertir en el guardián de la Revolución Ciudadana, sin perjuicio del papel que haga Lenín Moreno. Yo creo que el estilo que está vendiendo Lenín Moreno es positivo y creo que es lo que el país necesita. Pero cualquier retroceso en procesos, igual Rafael Correa va a estar ahí, y las bases de Alianza PAIS.
Hagamos de oráculos. ¿Cómo se imagina los primeros seis meses de un gobierno de Guillermo Lasso?
Un gobierno de ajustes económicos, más que nada. Creo que él va a provocar la Constituyente, yo creo que él debe ir a la Constituyente porque si no va a tener que gobernar con un esquema político que no le conviene. Él necesita desmontar eso y tiene que ir a una Constituyente.
¿Cómo serían los primeros seis meses de un gobierno de Lenín Moreno?
Creo que un gobierno de Moreno será de reuniones y diálogos permanentes con sectores que se han alejado del proceso.
No le resultaría raro entonces verla a María Paula Romo ingresando a una reunión en Carondelet…
Para nada, María Paula es una mujer muy inteligente. No me sorprendería ni siquiera verlo a Alberto Acosta en una conversación con Moreno, porque Moreno tiene una personalidad que se presta para eso.
¿Qué puede ofrecer PAIS en esas negociaciones?
Las negociaciones pueden ir bajo dos estructuras. Te fundamentas en alianzas dirigenciales, como ha hecho Guillermo Lasso. O te olvidas de los dirigentes y te vas a las bases, como ha hecho Lenín Moreno y el propio Alianza PAIS. ¿Qué es preferible electoralmente? Yo me quedo con la segunda opción, yo me olvido de las dirigencias y me voy a las bases. Fíjate lo que le dijo Jaime Nebot a Guillermo Lasso. Le dijo: A ver, yo te apoyo, aquí están los votos, el resto es tuyo. ¿Qué le está diciendo Jaime Nebot? Olvídate de nosotros los dirigentes, más allá de que yo induzca, sugiera, esos votos tienes que ganártelos.
¿Qué vislumbra para las últimas semanas de campaña?
La derecha se viene con todo y eso también significa un vale todo. Eso ya se vio en la primera vuelta. Por eso una de las cosas atípicas de esta campaña es la suciedad que se ha visto, han jugado con todo y no se van a detener estando ya en segunda vuelta. ¿Ahora qué debe hacer el Gobierno? Creo que debe reforzar la seguridad del proceso, la seguridad del CNE, la custodia de los votos, etc. Otra cosa que he notado es que la campaña de CREO está usando a los medios que están alineados. Como nunca, los medios se han sacado la careta frontalmente y periodistas se han puesto la camiseta de hinchas.
¿Y los toques de puertas en los cuarteles?

No estamos en épocas de golpes de Estado, pero me preocupa el vale todo, porque es un vale todo bendecido por poderes internacionales.

Anuncios