Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Denuncian presencia de asesores de guerra sucia de Estados Unidos, México y España en Comandos de Campaña de Lasso, Viteri y Moncayo

Tomado de ANDES

14/02/2017

La derecha ecuatoriana ha puesto “toda la artillería pesada” para torcer los resultados de las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo este domingo 19, donde el gran favorito es el candidato Lenín Moreno, del movimiento oficialista Alianza PAÍS.

Las intenciones de la derecha de captar el poder por la vía electoral ha hecho que caiga en la desesperación para lo cual recurre a una campaña oscura ante la falta de propuestas, dijo a ANDES el director ejecutivo del Centro Estratégico Latinoamericano de Estudios Geopolíticos (CELAG), Alfredo Serrano Mancilla.

Como lo ha denunciado el presidente Rafael Correa, el gran objetivo de la oposición no es subir en las encuestas, que darían un empate técnico en el segundo puesto, sino “bajarse” al binomio de PAÍS: Moreno y Jorge Glas, actual vicepresidente de la República.

A mediados de enero, Serrano Mancilla, mencionó que “Ecuador seguirá siendo el laboratorio para que la derecha continúe buscando escándalos que logren cambiar la agenda de campaña”, como lo hicieron en Argentina, Venezuela y Bolivia.

“Seguramente tendrán preparados algunos ases bajo la manga para enlodar las elecciones. DE hecho ya han aterrizado en suelo ecuatoriano los asesores de Clinton y Obama para empezar la guerra sucia contra la Revolución Ciudadana”, escribió Serrano.

Consultado por ANDES, el analista, Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y catedrático en universidades latinoamericanas, confirmó lo dicho.

“Están aquí, activamente participando en la campaña ecuatoriana. Están viniendo asesores mexicanos que trabajan para la derecha regional, muy conocidos a nivel internacional, que viven en Estados Unidos; hay asesores directamente de la campaña norteamericana, hay los viejos asesores de siempre de la Argentina; ecuatorianos, todo el equipo de (Jaime) Durán Barba y compañía”, dijo.

Estos asesores quieren explicar al mundo, el 20 de febrero (un día después de las elecciones) que se acabó el ciclo progresista. Llamó a estar alertas a este tipo de campaña sucia que es parte de la restauración conservadora (el resurgir de la derecha regional).

La campaña sucia buscaría favorecer a los poderes económicos internacionales que quieren que Ecuador regrese “a lo de siempre”, un país sin soberanía al servicio de intereses foráneos, explicó.

Serrano no diferencia entre las dos candidaturas que representan a la derecha (Guillermo Lasso del movimiento CREO, y Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano), y que a ojos vista de los ecuatorianos parecerían que son autónomos uno del otro. Para el analista se trata de un binomio ambicéfalo.

“Es un binomio bien orquestado donde a veces uno juega de poli bueno y el otro de poli malo, donde uno presenta medidas complementarias al otro; donde en materia tributaria presentan prácticamente y suscriben el mismo acuerdo; donde ninguno de los dos se atreve a aprobar o ratificar la propuesta del pacto ético (propuesto por el presidente Correa para combatir los paraísos fiscales)”, expuso.

Dijo que hay que tener claro una cosa: que hay una propuesta de Revolución Ciudadana y al frente está una oposición unificada representada en Lasso y Viteri, que conforman un tándem, que incluso le apuntan a un mediano plazo.

“Si fracasan en este primer intento van a ir reinventándose de forma conjunta seguramente para la próxima cita electoral. Pienso que no hay que equivocarse y no discriminar entre el uno y el otro porque representan un proyecto común”, mencionó.

A su criterio, lo interesante de la campaña del oficialismo es que –pese a la guerra sucia- ha sido propositiva, ha respondido las calumnias, pero no ha caído en la trampa de la derecha.  “Creo que la Revolución Ciudadana hace muy bien en seguir por su ruta, que es la de proponer qué quiere hacer en los próximos cuatro años, en la lucha contra la corrupción, en construir un país mejor, de ser un país más fuerte económicamente, de seguir incluyendo”, sostuvo.

La campaña sucia denunciada por el Gobierno apunta sus dardos al vicepresidente Glas y se apalanca en un “informe” del Departamento de Justicia de los Estados Unidos sobre supuestas coimas de la constructora Odebrecht que no especifica más detalles y que ha servido de paraguas para que la oposición teja una serie de conjeturas.

También, el exministro de Hidrocarburos de Ecuador, Carlos Pareja Yanuzelli, prófugo de la justicia, desde Miami ha lanzado acusaciones que incluso no tuvieron cabida en tres medios de comunicación nacionales que optaron por no difundir sus declaraciones al carecer de pruebas que sustenten sus dichos.

Fin de ciclo progresista

Respecto a la hipótesis del fin de ciclo, de la que se habla tras el triunfo electoral de Mauricio Macri en Argentina, de la derrota del referéndum planteado por el presidente Evo Morales en Bolivia, y la captación por parte de la derecha venezolana de una mayoría parlamentaria que ha ahondado la polarización en ese país,  Serrano dijo que no es tal y que la elección en Ecuador es fundamental para destruir ese planteamiento.

“Todo el mundo ha puesto sus ojos en Ecuador, y creo que eso hace que esta campaña tenga una dimensión nacional, en el sentido, ecuatoriano, pero también tenga una dimensión regional latinoamericana que la hace seguramente más atractiva, más intensa y con muchas particularidades: que el presidente Correa no se presenta como candidato, y también que la derecha regional se perfile con cierto grado de desesperación de querer llegar al poder por vía electoral”, manifestó.

Explicó que en citas presidenciales en América Latina, durante lo que se denomina “el ciclo progresista”, la derecha ha alcanzado solo el 4% de éxito en quince años.

Entre Lula y Dilma obtuvieron 4 victorias en Brasil. Nestor Kirchner y Cristina Fernández vencieron 3 veces en Argentina, Macri fue el único que logró ganar como representante de la derecha. En Venezuela, entre Hugo Chávez y Nicolás Maduro, fueron 4 victorias. Entre Tabaré Vázquez y José Mújica, 3 en Uruguay. Evo ha vencido en las tres últimas citas electorales.

En Nicaragua, Daniel Ortega va por la tercera victoria consecutiva. Y en Ecuador, hasta el momento, Rafael Correa ganó en tres ocasiones.

Este patrón de victorias electorales se ha visto parcialmente contrarrestado por lo sucedido en los dos últimos años.

Anuncios